El accidente por colisión

La mayoría de las personas lesionadas en accidentes de tráfico sufren lesiones en la columna cervical. La causa más frecuente es la colisión por detrás. Por la aceleración, la columna cervical, entre la cabeza y el tronco, sufre un movimiento violento por la inercia y una sobrecarga. Predominan las lesiones de las partes blandas y de los ligamentos del cuello. Son menos frecuentes las fracturas vertebrales, las lesiones de la médula espinal, de los discos intervertebrales y de las raíces nerviosas.

Mecanismo de la lesión

La intensidad de la colisión sobre la columna cervical determina las posibles lesiones y esta intensidad depende de varios factores.

Junto a la colisión (tipo de colisión, velocidad, impacto en el automóvil) influyen las características del automóvil (peso, construcción, dureza de la carrocería, punto del impacto) y de los pasajeros (edad, peso corporal, tono muscular del cuello y de la nuca, inclinación y torsión de la cabeza, estabilidad psíquica, lesiones anteriores, posibilidad de indemnización). Mientras que antes se consideraba que una sacudida brusca (latigazo cervical) comprendía también la flexión y la extensión masivas de la cabeza por la colisión trasera como mecanismo de lesión, actualmente se considera que la causa de las lesiones es un desplazamiento en la zona articular cervical además de la hiperextensión de las vértebras cervicales inferiores. La incidencia de lesiones cervicales es mayor en las vértebras cervicales inferiores que en las superiores.

El traumatismo por «latigazo»

Las lesiones consecuencia de un traumatismo por sacudida brusca en la columna cervical se denominan «traumatismos por latigazo». Las causas son las colisiones automovilísticas y los accidentes deportivos, laborales o en momentos de ocio. El síndrome cervical postraumático incluye los distintos grados de lesión, desde los más leves a los más graves. Las molestias sin lesiones estructurales identificables para hacer el diagnóstico son muy frecuentes y dificultan la objetivización, incluso ante una posible indemnización.

Exploraciones

Tras la exploración corporal, se hace una radiografía de la columna cervical. Si es posible, realizar exploraciones especiales como tomografía por resonancia magnética o nuclear. Muchas veces no es posible encontrar la causa de los trastornos. Las lesiones específicas deben ser consultadas a los especialistas correspondientes.

Gravedad y frecuencia del síndrome cervical postraumático

Esguince cervical de grado I

Síntomas

Dolores en nuca y en la zona occipital, limitación de movimientos de la columna cervical.

Inicio

Después del accidente, mínimo a la primera hora, máximo a las 24 horas, la mayoría de las veces entre las 12 y las 16 horas.

Duración

Casi siempre de varios días a 3 semanas.

Lesiones

Aplastamiento de la columna cervical, pocas lesiones de partes blandas.

Esguince cervical de grado II

Síntomas

Dolores intensos en la nuca y en la zona occipital de la cabeza, molestias al tragar, rigidez en la nuca.

Inicio

Después del accidente, en la primera hora, a las 4-8 horas después del accidente.

Duración

Casi siempre de 2 a 4 semanas.

Lesiones

Distensiones musculares, desgarros de cápsula articular, lesiones vasculares, hemorragias.

Esguince cervical de grado III

Síntomas

Posición forzada de la columna cervical, dolor de cabeza y de brazos, trastornos de la sensibilidad, parálisis.

Inicio

En seguida.

Duración

6 semanas o más.

Lesiones

Roturas en los ligamentos posteriores, luxaciones y fracturas vertebrales, lesión de nervios y médula espinal, roturas discales.

Esguince cervical de grado IV

Síntomas

Parálisis transversa alta, muerte.

Lesiones

Compresión cerebral, fractura de la base del cráneo, distensión del tronco cerebral, etc.

Consecuencias graves

Según la gravedad del traumatismo pueden afectarse todas las estructuras del cuello y ser mortal en el peor de los casos. Los síntomas descritos son distensiones y desgarros de ligamentos, lesiones musculares, hernias y desgarros de los discos intervertebrales, así como irritaciones de las raíces nerviosas y de los nervios afectados. También son posibles la rotura de apófisis nerviosa, del cuerpo vertebral y del diente del axis, roturas y luxaciones de las articulaciones vertebrales, lesiones de la médula espinal y de las arterias vertebrales. Los aplastamientos de los órganos del cuello también son posibles.

Lesiones nerviosas

La sacudida brusca de la columna cervical puede provocar la compresión de las raíces nerviosas de los nervios raquídeos afectados por el desplazamiento de las vértebras, el prolapso del cartílago intervertebral y los trozos de hueso fracturado.

Las consecuencias serán dolor, alteraciones de la sensibilidad o parálisis en la zona de los nervios afectados.

Lesión de la articulación temporomandibular

El traumatismo por latigazo se acompaña a menudo de trastornos funcionales y de dolor en la articulación temporomandibular. Las causas más frecuentes son las distensiones de los ligamentos articulares.

Lesiones musculares

El latigazo cervical puede producir lesiones musculares aisladas además de debilidad y esclerosis musculares que incluyen desde distensiones hasta desgarros musculares. Los músculos afectados con más frecuencia son el esternocleidomastoideo, escalenos, esplenio de la cabeza y largo del cuello.

Lesiones de la médula espinal

La médula espinal queda lesionada cuando las vértebras se desplazan una contra otra a cuando el canal vertebral queda seccionado al fracturarse los discos intervertebrales. Las consecuencias son las parálisis e incluso la muerte.

Lesiones óseas

El traumatismo cervical por latigazo puede luxar y romper las vértebras. Las placas motoras de los cuerpos vertebrales, los discos intervertebrales y las apófisis espinosas son los más afectados. Es significativa la fractura por arrancamiento de la apófisis odontoides de la segunda vértebra cervical, ya que puede hacer presión dentro de la médula espinal.

Lesiones de ligamentos

Los ligamentos internos y externos de la columna cervical mantienen las vértebras y los discos intervertebrales en posición correcta. En el caso de una sacudida fuerte pueden distenderse, sufrir un estiramiento o una rotura. Todos los ligamentos pueden llegar a estar afectados.

Tratamiento

El tratamiento depende del grado de gravedad de las lesiones. Si las molestias son leves, el tratamiento será sobre todo funcional: administración de analgésicos y antiinflamatorios y recuperar la actividad normal. Cuando la luxación es de grados 2 y 3, mantener la columna cervical inmovilizada con un collarín cervical. Después de una o dos semanas, llevar el collarín a ratos. Hacer ejercicios de recuperación y aplicar calor. Las lesiones óseas o ligamentosas con parálisis o trastornos de la sensibilidad necesitan un tratamiento con ingreso hospitalario. El transporte al hospital requiere la inmovilización de la columna cervical.

Medidas preventivas

  • El reposacabezas del automóvil debe estar colocado de acuerdo a la altura del pasajero.
  • La distancia entre la cabeza y el reposacabezas debe ser mínima.
  • El respaldo del asiento no estará demasiado inclinado.
  • Ante una colisión frontal inevitable, indicar al copiloto que permanezca sentado en posición correcta apoyando la cabeza en el reposacabezas.
  • Ante una colisión  trasera inevitable pisar el freno a fondo, aunque el coche esté parado, avisar al copiloto, estar bien sentado con la cabeza apoyada en el reposacabezas, vigilar el exterior.

 


 

En Fisiograna contamos con un equipo de profesionales del sector jurídico y médico que te ayudarán en el proceso, además, disponemos de servicios de fisioterapia, fisioterapia a domicilio, psicología, transporte en ambulancia, etc para que tu rehabilitación sea correctamente adecuada.

Ponte en contacto con nosotros, estamos en C/ Pintor Joaquín N11, Murcia, en el 868 198 313 o en el 622 782 448.

Si lo deseas puedes dejarnos todas tus dudas a través de nuestro