Dolor cervical

El dolor en la columna cervical es una de las dolencias más comunes hoy en día. A menudo se debe a la sobrecarga de los músculos, provocada por hábitos y posturas cotidianas indeseables.

El dolor de cuello puede estar causado por anomalías de los tejidos blandos, los músculos, los ligamentos, los discos intervertebrales y los nervios, así como de las vértebras y sus articulaciones. La causa más común del dolor de cuello es la lesión de los tejidos blandos debida a un traumatismo o a un deterioro progresivo.

Una de las características de la columna cervical es que es muy flexible y permite una mayor movilidad que cualquier otra parte de la columna. Por ello, es la segunda fuente de dolor más frecuente después de la región lumbar.

A veces el dolor está localizado en el propio cuello, otras veces es un dolor que se extiende a los brazos, la cabeza o la espalda. Puede haber hormigueo y entumecimiento en los dedos, dolor en el cuello o mareos y náuseas.

¿Cuáles son los síntomas del dolor cervical?

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor en la zona del cuello.
  • Dificultad para movilizarlo.
  • Cefaleas.
  • Mareos.
  • Rigidez.

¿Cómo se trata el dolor cervical?

El tratamiento de fisioterapia se utiliza para controlar y tratar los problemas de la columna cervical. Favorece la relajación muscular y mejora la movilidad de la columna cervical. Para ello se utilizan masajes cervicales y terapias de calor local.

También se puede tomar una ducha todos los días después de levantarse durante 10-15 minutos con agua a la mayor presión y temperatura que se pueda tolerar, y después doblar y estirar el cuello y los hombros durante 10-15 minutos y lateralizar el cuello.

Como medida de higiene personal, se recomienda sentarse en sillas con la espalda recta y evitar levantar objetos pesados.

También es útil aplicar calor local seco con una almohadilla eléctrica si es necesario debido al dolor diurno.

También se puede realizar una tracción de la columna cervical, normalmente en centros de rehabilitación.

Además, se puede considerar el uso de medicamentos como analgésicos, antiinflamatorios y/o relajantes musculares, siempre bajo supervisión médica.

Preguntas frecuentes.

Para el dolor de cervical ¿es mejor frio o calor?

A veces se plantea la cuestión de si hay que aplicar calor o frío a estos dolores. Nuestros fisioterapeutas consideran que «es bueno aplicar la terapia de calor, pero es conveniente que la causa sea diagnosticada por un especialista para que aconseje si se debe aplicar calor o frío».

Esto se debe a que el calor tiene un efecto vasodilatador sobre el sistema circulatorio y beneficia a la zona al inducir una hipertermia, que estira las fibras musculares, además del efecto relajante de las altas temperaturas.

En cambio, en casos de inflamación o dolor excesivo, «se recomienda el hielo por su efecto narcótico».

¿Cómo aliviar los dolores de la artrosis cervical?

La fisioterapia puede corregir la postura, alinear la columna vertebral y fortalecer el cuello. El calor, el hielo y la estimulación eléctrica pueden servir de ayuda.

Bajo supervisión médica y fisioterapéutica, también puede considerarse la terapia de tracción con pesas y poleas o la inmovilización temporal del cuello con un corsé.

 


 

En Fisiograna contamos con un equipo de profesionales del sector jurídico y médico que te ayudarán en el proceso, además, disponemos de servicios de fisioterapia, fisioterapia a domicilio, psicología, transporte en ambulancia, etc para que tu rehabilitación sea adecuada.

Ponte en contacto con nosotros, estamos en C/ Pintor Joaquín N11, Murcia, en el 868 198 313 o en el 622 782 448.

Si lo deseas puedes dejarnos todas tus dudas a través de nuestro